Cardio Guard consigue aclarar el redactado del Decreto 9/2015 en una mesa de trabajo con el Departamento de Salud del País Vasco

 

SONY DSC

El 4 de febrero de 2015 se publicó el Decreto 9/2015 de instalación y uso de desfibriladores fuera del ámbito sanitario

Desde el primer momento, como siempre ha hecho, Cardio Guard analizó en profundidad el decreto para dar el mejor servicio jurídico a sus clientes.

Nuestra experiencia nos ha llevado a ser muy estrictos con las leyes para que nada quede sujeto a ambigüedades.

Es en este estudio del decreto que Cardio Guard detectó que había una actividad que no quedaba claramente reglada: los hoteles.

En el artículo 3 establece los espacios obligados a disponer de un desfibrilador, que son:

  1. a) Los grandes establecimientos comerciales, individuales y colectivos.
  2. b) Las siguientes instalaciones de transporte: aeropuertos y puertos comerciales. Estaciones de autobuses o ferrocarril de poblaciones de más de 50.000 habitantes, y las estaciones de metro, tren o autobús con una afluencia media diaria igual o superior a 2.000 personas.
  3. c) Los establecimientos públicos, instalaciones, espectáculos y actividades recreativas con aforo autorizado superior a 700 personas.
  4. d) Los centros educativos con un aforo igual o superior a 2.000 personas.

El apartado c) es el único que afecta a hoteles, pero no los menciona, y así también nos lo hicieron saber los departamentos jurídicos de diferentes clientes nuestros.

Analizando el decreto 157/2015 de Canarias, los hoteles son mencionados directamente como hotel y obligado aquel que supere las 1.000 plazas. Así mismo, el decreto 30/2015 de Cataluña, los hoteles aparecen como establecimientos de uso residencial público (definido así por el código técnico de edificación), cumpliendo la premisa que superen los 28 metros de altura de evacuación o los 2.000 personas de ocupación.

Por tanto, ¿olvidaba el decreto del País Vasco los hoteles, una actividad tan importante y por la que transitan tantas personas al año?

De forma inmediata, Cardio Guard contactó con el Departamento de Salud para realizar la consulta, en concreto con el Servicio de Ordenación y Acreditación Sanitaria.

Tras un año de consultas, comunicaciones y feroz debate, se cita a Cardio Guard el pasado 15 de abril a una reunión de trabajo con las personas encargadas del Servicio de Acreditación Sanitaria del Departamento de Salud del País Vasco.

En dicha reunión, se expusieron los argumentos legales que afecta a un hotel como establecimiento público y cómo debe considerarse el aforo del mismo. Finalmente, el Departamento de Salud, en el acta levantada reconoce que los hoteles son establecimientos públicos y que el aforo que debe contabilizarse es completo, sumando todas las dependencias, entre ellas las habitaciones.

Por tanto, un hotel situado en el País Vasco, estará obligado a disponer de un DEA cuando su aforo supere las 700 personas.

Cardio Guard se enorgullece de haber participado en este mesa de trabajo y haber resuelto una ambigüedad en el redactado del decreto, lo que favorece al estado de salud de la ciudadanía vasca al incrementar los espacios cardioprotegidos.

Descargar el acta de la reunión

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s