La cardioprotección: una concienciación en aumento

tic-tac-toe-1777859_1920

En los últimos años el interés por la cardioprotección ha ido en aumento y no solo porque desde Europa nos llegan comparativas contundentes que colocan a España en la cola en instalaciones o porque cada vez más Comunidades Autónomas revisan sus decretos para establecer obligación de instalación. Existe otro factor más positivo y más intangible que todo esto: la concienciación.

Espacios públicos, centros de trabajo, industria, actividades privadas, comunidades de vecinos son cada vez más conscientes de la importancia de tener cardioprotegido su espacio, sin necesidad de que la ley les obligue.

En los centros de trabajo se ve la presencia del desfibrilador como un elemento más de seguridad, como lo puedan ser los extintores. Sin embargo, desde Cardio Guard hemos constatado la disparidad de departamentos que asumen el interés por la cardioprotección. Dependiendo del sector, la cardioprotección parece encajar en un lugar u otro. Veamos a continuación los diferentes departamentos implicados:

  • Prevención de riesgos laborales: en la mayoría de centros, es este departamento que toma la decisión de cardioproteger el centro de trabajo como un elemento de seguridad que actúa ante una parada cardiorespiratoria
  • Médico del trabajo: si la empresa tiene su propio servicio médico, es muchas veces este departamento que solicita y gestiona la cardioprotección. Asociado a la vigilancia de la salud, el médico de empresa puede conocer mejor que nadie las necesidades de su plantilla: perfiles de hábitos, edades, problemas de salud, condiciones de trabajo.
  • Calidad: sobre todo en sectores industriales, en los que se mima hasta el más mínimo detalle para cumplir con los requisitos de calidad, algunas veces es este departamento que solicita, como mejora continua, la cardioprotección.
  • Responsabilidad Social Corporativa: porque un desfibrilador no solo actúa en beneficio de los trabajadores del centro, si no que la comunidad cercana puede beneficiarse: locales próximos, viviendas, transeúntes ajenos a la empresa, visitas, proveedores. Cada vez más empresas, ven la cardioprotección como un aporte a la comunidad por su dimensión global: los diferentes beneficiarios en una situación concreta y luego, en caso de actuación, el beneficio para la familia y el trabajador, así como la percepción de protección que tienen sus compañeros de trabajos.
  • Recursos Humanos: su decisión de mejorar condiciones de trabajo también viene de la mano de recursos humanos.
  • Formación: un departamento sensible a la formación continua y a ofrecer a los trabajadores herramientas  que permitan actuar en casos de emergencia y primeros auxilios. A veces puede ocurrir que viene primero la necesidad de formar en RCP y luego querer el equipo.
  • Protección civil: en el caso de ayuntamientos, también puede ser este departamento quien solicite la presencia de desfibriladores en espacios públicos.

Vemos por tanto que la cardioprotección no se centra en un solo departamento, sino que la valoración de su instalación y su importancia es transversal.

Esta disparidad también se ve reflejada en cómo se difunde, ya que se observa una creciente necesidad de asociar la cardioprotección a algún tipo de reconocimiento. En este sentido, vemos que tener un desfibrilador se da a conocer:

  • Como elemento de RSC, responsabilidad social corporativa.
  • Como elemento de Calidad, asociado a la ISO
  • Como medida preventiva dentro de la Evaluación de Riesgos Laborales.

Si bien es cierto que a nivel europeo la presencia de desfibriladores es cada vez más común, falta una reglamentación que permita definir criterios y certificaciones. Así como la Prevención de Riesgos Laborales nace de una Directiva Europea, haría falta una para definir mínimos para los países de comunidad europea en instalación de desfibriladores. Una directiva europea en este campo permitiría homogeneizar ciertos aspectos importantes como instalación, formación, registros, etc.

Tampoco hay ninguna ISO que mencione la cardioprotección: ni de calidad, ni de prevención. No es necesario crear una ISO del tema, pero se podría incluir como anexo en alguna ya creada.

Desde Cardio Guard creemos que el constante crecimiento en la cardioprotección, tanto a nivel nacional como europeo, hace necesario una homogeneización de criterios y reglamentario.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s