Un mayor acceso a desfibriladores podría ahorrar 40.000 vidas cada año

Captura de pantalla 2017-01-19 11.20.42.png

Si alguien en su lugar de trabajo de repente se derrumba, ¿sabría qué hacer?

El paro cardiaco súbito es una de las principales causas de muerte entre los adultos mayores de 40 años y es una “crisis de salud”, que afecta a más de 300.000 personas cada año, según la Fundación SCA.

Incluso los servicios médicos más rápidos pueden tardar de 8 a 12 minutos para llegar a un paciente después de que este sufra un paro cardíaco. El acceso rápido a un desfibrilador externo automático, o DEA, por un por alguien cercano a la víctima podría aumentar las probabilidades de supervivencia de aproximadamente 5% a 40% y más.

¿Qué es un desfibrilador (AED)?

Un desfibrilador es un dispositivo pequeño y ligero que permite a los compañeros de trabajo tratar el paro cardiaco repentino mediante una descarga en el pecho de la víctima, reiniciando su corazón. No hay peligro de dañar a un paciente que podría no necesitar desfibrilación porque un DEA diagnostica los ritmos cardíacos peligrosos y responde en consecuencia. Los DEA son fáciles de usar e incluso “hablan” al usuario a través del proceso.

¿Qué es un paro cardiaco repentino?

El paro cardiaco súbito no es el mismo que un ataque al corazón, que generalmente es causado por un bloqueo arterial. El paro cardiaco súbito hace que el corazón de repente y de forma inesperada deje de latir. Una persona sin signos de enfermedad cardíaca le puede ocurrir repentinamente. La tasa de supervivencia fuera de un entorno hospitalario es sólo del 1% al 5%, pero las posibilidades de supervivencia aumentan considerablemente si pueden tratarse inmediatamente con un DEA.

Algunos apuntes:

  • Un paro cardiaco súbito puede suceder a cualquiera, incluso aquellos que son aparentemente saludables.
  • Entre 300.000 y 400.000 personas experimentan paro cardiaco repentino en un ambiente no hospitalario cada año.
  • El paro cardiaco súbito causa más muertes que el cáncer de mama, el cáncer de colon, los accidentes de vehículos y la diabetes, combinados.
  • Por cada minuto que la desfibrilación se retrasa, la probabilidad de supervivencia se reduce en aproximadamente 10%.
  • El tiempo medio para que los servicios médicos lleguen una vez que se llama al 112 es de 8 a 12 minutos.
  • Alrededor de 400 muertes en el lugar de trabajo por paro cardíaco se informan a OSHA cada año.

Cardio Guard defiende la campaña a favor de la presencia de desfibriladores en los lugares de trabajo. ¿Veríamos bien un lugar de trabajo sin extintores, ni BIE, ni botiquín?

Por lugares de trabajo seguros, #DEAeneltrabajo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s