La fórmula matemática para valorar un Hotel

img_mbigas_20170421-104636_imagenes_lv_terceros_infografia_la_formula_para_tu_estancia_perfecta_hotelescom_2-kiLC--656x351@LaVanguardia-Web.jpg

En LaVanguardia publican hoy un artículo sobre una fórmula que un psicólogo especializado en consumo ha logrado crear una regla que garantiza una estancia insuperable. El encargo fue realizado por el portal Hoteles.com.

Moore ha basado su estudio en el análisis de 148 millones de comentarios de huéspedes de todo el mundo publicados en el portal de reservas, buena parte de ellos realizados a lo largo de 2016. Para ello, ha tenido en cuenta: la amabilidad (A), la limpieza de la habitación (L), la comodidad de la cama (C ), el precio razonable (PR), la tranquilidad en el dormitorio (T), la piscina (P), el desayuno incluido (D), la ubicación / distancia a pie (U), el wifi gratuito (W) y la bebida caliente en la habitación (BC).

La combinación de una proporción exacta de cada uno de estos elementos ha dado como resultado lo que él mismo denomina el hotel perfecto (HP). Así pues, la fórmula matemática sería esta:

A25 + L35 + C10 + PR2+ T + D + U7 + P + W + ½BC = Hotel perfecto

Lo que realmente importa son los pequeños detalles, mientras que los aspectos lujosos aportan un plus a nuestra estancia. En este sentido, la comodidad y la limpieza son 35 veces más importantes para los clientes que un desayuno exquisito, y la amabilidad y la disposición del personal son diez veces más valoradas que el wifi gratuito.

Lo que más importa a un huésped está relacionado con sus necesidades humanas, básicas e inconscientes.

Es importante destacar que según el autor “desde un punto de vista psicológico los riesgos y la falta de comodidad sobrepasan cinco veces más a los aspectos positivos”, por lo que no sorprende que los clientes presten mayor atención precisamente a detalles como “la comodidad y la limpieza, en vez de a piscinas o restaurantes de lujo”.

Esto confirma la importancia de que un hotel ofrezca a sus clientes seguridad y cuidado de la salud, tanto a nivel de riesgos de incendio e higiénicos como riesgos de accidentes como caídas o problemas cardiovasculares. Si la percepción de que la ausencia de riesgos es más importante que tener una piscina, la argumentación nos llevaría a afirmar que los clientes prefieren que el hotel disponga de un desfibrilador para poder actuar rápidamente ante una posible muerte súbita a tener detalles de lujo en el hotel.

Un desfibrilador no es un elemento de lujo ni un capricho, es un dispositivo más de seguridad, tal como lo es el extintor, el pulsador de alarma, el detector de humo, la abertura de la habitación con tarjeta personal o salvavidas en la piscina. Todos son elementos de seguridad para evitar que un accidente se convierta en más grave o mortal y por eso, a nivel perceptivo, son cinco veces más importantes que otros complementos no tan vitales.

Fuente: LaVanguardia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s