¿Está la población española sensibilizada y capacitada para actuar ante la parada cardiaca?

infarto_5873_w300

Se trata de un artículo de J.B. López Messa publicado en la revista Medicina Intensiva.

Los datos recientemente presentados del registro español de parada cardiaca atendida por los servicios de emergencia (SEM) indican que se producen prácticamente 9.000 casos al año. Junto a los casi 6.000 casos anuales de muertes súbitas sin asistencia médica, registrados en la base de datos de defunciones del Instituto Nacional de Estadística, aproximadamente 15.000 casos al año deparada cardiaca extrahospitalaria (PCEH) se producen en España.

Las recomendaciones internacionales sobre soporte vital y resucitación, publicadas en octubre de 2015, han destacado de forma relevante, y con el lema «la respuesta de la sociedad salva vidas», la importancia de que el mayor número de ciudadanos reconozcan a toda persona que no responde y no respira con normalidad como víctima de una PCEH, y que una vez reconocida, se activen inmediatamente los SEM y se realice una RCP de alta calidad en espera de un desfibrilador externo automatizado (DEA) y la llegada de la atención sanitaria especializada.

En el año 2010 el Consejo Espanñol de Resucitación Cardiopulmonar (CERCP) realizó una encuesta sobre el conocimiento de la población espanñola de la PCEH y las técnicas de RCP, con resultados no muy alentadores, y que llevaron a esta entidad a la publicación de un decálogo de medidas de entre los que destacar, fomentar la enseñanza desde la edad escolar de habilidades relacionadas con la respuesta ante la PCEH incluyendo las técnicas de RCP, impulsar la implantación de DEA en lugares públicos con legislaciones facilitadoras y elaborar campañas de difusión de las maniobras a realizar en caso de presenciar una PCEH.

López Messa aconseja incluir la formación en resucitación en el currículum formativo de los jóvenes dentro de la escuela a partir de los 12 años de edad y con una carga formativa que no habría de llevar más de 2 h lectivas al año,  formación obligatoria en el momento que los ciudadanos traten de adquirir el carné de conducir y reestructurar la actual legislación sobre instalación de DEA en lugares públicos, que no supone más que una barrera a su instalación y una importante pérdida de oportunidad para mejorar la supervivencia de la PCEH.

La conclusión a la que llega López Messa es que es insuficiente, y que es preciso emprender nuevas medidas, más pronto que tarde.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s