DESFIBRILACIÓN PEDIÁTRICA DESPUÉS DE LA DETENCIÓN CARDÍACA: RESPUESTA INICIAL Y RESULTADO.

En el Día Mundial de los Niños mencionamos este estudio sobre desfibrilación pediátrica del año 2006.

INTRODUCCIÓN:
Los ritmos de choque son raros en el paro cardíaco pediátrico y los resultados de la desfibrilación son inciertos. El objetivo de este estudio fue analizar los resultados de la reanimación cardiopulmonar que incluyó la desfibrilación en niños.

MÉTODOS:
Cuarenta y cuatro de los 241 niños (18.2%) que fueron resucitados de un paro cardíaco hospitalario o extrahospitalario habían sido tratados con desfibrilación manual. Las variables de resultado fueron un retorno sostenido de la circulación espontánea (ROSC) y la supervivencia a 1 año. Se evaluaron las características de los pacientes y la reanimación.

RESULTADOS:
La enfermedad cardíaca fue la principal causa de arresto en este grupo. La fibrilación ventricular (FV) o la taquicardia ventricular sin pulso (TVP) fue el primer ritmo documentado de electrocardiograma en 19 pacientes (43,2%). Un ritmo desfibrilable desarrollado durante la reanimación en 25 pacientes (56.8%). La primera descarga (dosis, 2 J / kg) terminó la FV o PVT en ocho pacientes (18.1%). Diecisiete niños (38.6%) necesitaron más de tres descargas para resolver la FV o PVT. El ROSC se logró en 28 casos (63.6%) y se mantuvo en 19 pacientes (43.2%). Sin embargo, solo tres pacientes (6,8%) sobrevivieron al año de seguimiento. Los niños con FV o PVT como el primer ritmo documentado tuvieron mejor RCE, mejor supervivencia inicial y mejor supervivencia final que los niños con FV o PVT posterior. Los niños que sobrevivieron eran más viejos que los pacientes finalmente muertos. No se observaron diferencias significativas en la tasa de respuesta cuando se compararon los primeros y segundos choques. La tasa de supervivencia fue mayor en pacientes tratados con una segunda dosis de choque de 2 J / kg que en aquellos que recibieron dosis más altas. El resultado no estuvo relacionado con la causa o la ubicación del arresto. La tasa de supervivencia estuvo inversamente relacionada con la duración de la resucitación cardiopulmonar.

CONCLUSIÓN:
La desfibrilación es necesaria en el 18% de los niños que sufren un paro cardíaco. La terminación de la FV o PVT después de la primera dosis de desfibrilación se logra en un bajo porcentaje de casos. A pesar de que se ha obtenido un ROSC sostenido en más de un tercio de los casos, la supervivencia final sigue siendo baja. El resultado es muy pobre cuando se desarrolla un ritmo desfibrilable durante los esfuerzos de reanimación. Se necesitan nuevos estudios para determinar si las nuevas pautas internacionales contribuirán a mejorar el resultado del paro cardíaco pediátrico.

Fuente: http://www.rcppediatrica.org

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s