Un estudio del Hospital de Vall d’Hebron confirma que los días de más contaminación se producen más infartos

contaminacion_0.jpeg

La contaminación no es solo nociva para el medio ambiente, también lo es para la salud y así lo confirma un trabajo realizado por investigadores del CIBER de Enfermedades Cardiovasculares en el Hospital de la Vall d’Hebron que ha sido publicado por la revista científica internacional Journal of Cardiology.

Para realizar el estudio, los expertos emplearon los datos del registro Codi IAM (Código Infarto de Miocardio), que recoge datos de los pacientes que sufren un ataque de corazón en Cataluña.

En concreto, incluyeron en el trabajo los datos de pacientes que sufrieron un infarto entre enero de 2010 y diciembre de 2011, y también cruzaron estos datos con los registros meteorológicos y de contaminación atmosférica proporcionados por el Servicio Meteorológico y el departamento de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat durante ese mismo periodo de tiempo.

Los resultados indican que la contaminación causa un aumento de infartos de miocardio por elevación del ST, es decir, infartos con una obstrucción total de la arteria coronaria, los más graves.

Los infartos de este tipo que se producen los días de más polución presentan un mayor índice de mortalidad, sobre todo en las primeras 24 horas tras el suceso, y un mayor índice de fibrilación ventricular, un tipo de arritmia letal.

Hasta la actrualidad se habían hecho pocos estudios sobre la relación entre la contaminación atmosférica y el riesgo de infarto con obstrucción total coronaria, con resultados dispares y controvertidos. Se demuestra por primera vez que la contaminación participa en la mortalidad en las primeras 24 horas tras un infarto de este tipo y en la mayor incidencia de fibrilación ventricular.

El estudio demuestra que si se redujera en 10 mcg/m3 la concentración de PM 2,5, se podrían evitar al menos un 7,67% de las muertes que se producen en las primeras 24 horas de infarto con obstrucción coronaria en Barcelona, y que serían cinco muertes menos al año.

Las políticas medioambientales para reducir la contaminación tendrían un impacto muy positivo en la salud del corazón de los ciudadanos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s