Apunte sobre la Orden del 2016 del País Vasco

El Decreto 9/2015 del País Vasco establecía la obligación de instalar desfibriladores en determinados establecimientos.

El artículo 2 enumeraba estos centros obligados:

a) Los grandes establecimientos comerciales, individuales y colectivos.

b) Las siguientes instalaciones de transporte: aeropuertos y puertos comerciales. Estaciones de autobuses o ferrocarril de poblaciones de más de 50.000 habitantes, y las estaciones de metro, tren o autobús con una afluencia media diaria igual o superior a 2.000 personas.

c) Los establecimientos públicos, instalaciones, espectáculos y actividades recreativas con aforo autorizado superior a 700 personas.

d) Los centros educativos con un aforo igual o superior a 2.000 personas.

Ahora bien, un año después, se publicó la  ORDEN de 30 de mayo de 2016, del Consejero de Salud, por la que se desarrolla el Decreto 9/2015, de 27 de enero, por el que se regula la instalación y uso de desfibriladores externos automáticos y semiautomáticos y se establece la obligatoriedad de su instalación en determinados espacios de uso público externos al ámbito sanitario.

En el artículo 3, punto 1, apartado b) hay un añadido:

Los locales incluidos en estos establecimientos que tengan más de 700 m2 de superficie edificada dedicados a la atención del público y una entrada independiente deberán disponer de un DEA propio.

Cardio Guard ha llamado al Servicio de Ordenación y Acreditación Sanitaria del País Vasco, departamento encargado de los desfibriladores fuera del ámbito sanitario, y ha confirmado que el redactado de dicho punto afecta a los centros obligados. Por tanto, su lectura es la siguiente: indepedentiemente de los criterios del artículo 2, si dichos centros tienen más de 700 m2 dedicados a la atención al público y una entrada independiente, deberán tener un DEA aunque no cumplan los requisitos del artículo 2.

Pongamos un ejemplo: Un hotel. Tal como afirmo el departamento de Salud del País Vasco bajo acta a Cardio Guard, el hotel sería un establecimiento público. Por tanto, si supera el aforo de 700 personas debe tener un DEA. Ahora bien, si tiene un aforo de 300 personas no lo está. Si este hotel de 300 personas, tuviera una sala de congresos, cuyo acceso fuera independiente al hall del hotel y superase los 700 m2 de superficie edificada, sí debería tener un DEA.

Por tanto, las tipologías de centros que se mencionan en el artículo 2 del Decreto 9/2015, tendrán que ver si tienen un local de más de 700 m2 de superficie y una entrada independiente a dicho local.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s