La subdirección General de Museos Estatales dotará a todos sus centros con equipos DEA

Y el motivo no es otro que la polémica creada por el suceso del pasado 30 de junio en que un trabajador del Museo de Greco en Toledo sufrió un infarto y el desfibrilador que hay instalado no funcionó. Afortunadamente, pudo ser trasladado por una ambulancia del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam) a uno de los centros del complejo hospitalario de Toledo.

Tras este suceso, la Subdirección General de Museos Estatales dotará a todos sus centros con equipos DEA (desfibrilador externo automático) homologados, aunque su instalación no sea obligatoria. Así lo ha apuntado el Ministerio de Cultura.

La diputada de Unidas Podemos, Eva García Sempere, cuestionó las medidas de prevención en este tipo de museos estatales -el del Greco y el Museo Sefardí en Toledo- y la razón por la que el desfibrilador no funcionó. “Aunque en Castilla-La Mancha no es obligatorio tener desfribiladores en los museos, el Greco si lo tenía instalado. Pero, según parece, el motivo del fallo del desfribilador fue precisamente que, al no ser obligatorio, el museo no tenía contratado el mantenimiento y no había sido revisado”, subrayó en base a una información proporcionada por CCOO y por la que también CSIF reclamó al Ministerio que “se cumpla con la normativa para que este equipo funcione y sirva para garantizar la seguridad y salud de los trabajadores y usuarios del centro en caso de urgencia vital”.

“El desfibrilador que se utilizó en el Museo del Greco el pasado 30 de junio para atender a un vigilante de sala de la institución es propiedad de la empresa adjudicataria del contrato de seguridad y estaba ubicado en la sala del control de seguridad, solo accesible para el personal de esta empresa. El museo no es responsable del mantenimiento de este desfibrilador ni existía ningún tipo de señalización en las áreas públicas”, argumentaba el Ministerio de Cultura este viernes en un comunicado en el que asegura que la institución cumplió todos los protocolos para atender al trabajador.

De la misma manera, el Ministerio ha precisado que dicho desfibrilador estaba ubicado en la sala del control de seguridad, solo accesible para el personal de esta empresa. “El museo no es responsable del mantenimiento de este desfibrilador ni existía ningún tipo de señalización en las áreas públicas”, precisan.

Sin embargo, parece, por lo que se lee de la noticia, de que el mero hecho de que no sea obligatorio, no exige mantenimiento, pero el Decreto 4/2018 de Castilla La Mancha en su articulo 3, punto 2, apartado e) dice:

Garantizar la conservación y mantenimiento de los DEAs de acuerdo a las instrucciones del fabricante del equipo, de modo que el desfibrilador y sus accesorios se encuentren en perfecto estado de uso.

Y luego detalla: “Los informes de mantenimiento estarán a disposición de los inspectores sanitarios de la Consejería competente en materia de sanidad.”

Por tanto, una vez instalado, aunque no estés obligado, sí que debes cumplir con los mantenimientos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s